Consejos para cuidar la salud de tu piel en verano

Llega el verano, la estación más calurosa del año, y también el tiempo de mostrar un poco más la piel, sobre todo si vamos a estar en la playa. Así que no dejes que el sol te pase una mala factura y toma nota de algunos de nuestros consejos para que luzcas en estas fechas una piel sana y estupenda.

La limpieza, un pilar básico

Debemos procurar limpiar la piel todos los días antes de dormir. Durante la noche, la dermis se repara y oxigena, por lo que este momento es perfecto para deshacerse de las impurezas acumuladas.

Utiliza siempre productos de cosmética natural, ya que los convencionales contienen agentes detergentes muy fuertes que eliminan los aceites propios de la piel y la dejan más desprotegida.

Es necesario que los poros respiren. Con el calor, las glándulas sebáceas, que están situadas en la dermis, tienden a producir más sebo, una sustancia cuya función es la de proteger la piel y prevenir su deshidratación. Si a este aumento de sebo le añadimos sudor, transpiración, suciedad y obstrucción de los poros por la crema solar, estaremos dificultando la labor de nuestras células regeneradoras.

La protección solar natural, imprescindible

Debemos intensificar su uso en los momentos más soleados, pero a ser posible, aconsejamos apostar por un protector solar natural con filtros físicos o minerales como el óxido de zinc y el dióxido de titanio, ya que forman una capa sobre la piel que impide la penetración de los rayos UVA.

Por el contrario, los protectores solares convencionales cuentan con filtros químicos que impiden la correcta sudoración y sintetización de la vitamina D.

La importancia de la hidratación

La hidratación es necesaria durante todo el año, pero especialmente en verano.

La exposición solar puede causar deshidratación, por lo que es importante tratar la piel con productos que nos proporcionen grandes beneficios.

Para los días de playa aconsejamos aplicar un tratamiento específico para después de la exposición solar. Por ejemplo, los extractos naturales como el aceite de caléndula, el aloe vera y el aceite de aguacate son más que una buena alternativa.

Hasta aquí algunos de nuestros consejos, y ya sabes, cuida tu piel y dale la salud que se merece. Y que tú te mereces.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *