Tu piel ideal desde dentro

Una piel sana dice mucho de nuestro rostro, por eso nos gusta mimarla como se merece. En la cosmética natural tenemos una gran aliada, pero una buena alimentación es la base para mantenerla sana y bonita.

¿Nunca te han dicho aquello de “somos lo que comemos”? Los refranes de abuela no fallan y es que la alimentación influye en nuestro organismo mucho más de lo que imaginamos. Por eso, si queremos tener una piel perfecta, tenemos que cuidar nuestros hábitos alimenticios. Hay que evitar técnicas culinarias no saludables y eliminar alimentos que nos roban vitaminas y minerales necesarios para la renovación celular, como lácteos, harinas y azúcares refinados, grasas trans o alimentos procesados. En el siguiente post destacamos qué alimentos son los más adecuados para conseguir tu objetivo ¡Toma nota!

Beber agua, sinónimo de salud

El agua hidrata nuestro cuerpo. Si te pones como objetivo beber alrededor de dos litros diarios, tu piel te lo agradecerá. Puedes variar un poco y consumir ese agua en infusiones o té, que además te aportan sus potenciales sustancias beneficiosas para el organismo. Eso sí, evita los zumos, refrescos o cualquier otro tipo de bebida azucarada, ya que el consumo de azúcar provoca que perdamos elastina y colágeno, los ingredientes que nos ayudan a lucir una piel firme y joven.

Vitamina C, la fuente de la juventud

La Vitamina C  es fantástica para nuestra piel porque aumenta la producción de colágeno, la proteína que la mantiene tersa y libre de arrugas. La encontrarás en los cítricos, fresas, kiwis, moras, pero también en verduras como el tomate o los pimientos rojos

Además de tener muy pocas calorías, los pimientos pueden ayudarte a luchar contra el acné. Son un cóctel perfecto: además de Vitamina C, están cargados de vitamina B6 y carotenos. Se puede tomar uno o medio al día durante su temporada. ¡Buen provecho!

Los probióticos y prebióticos cuidan tu digestión y tu piel

Puede que hayas oído hablar de estas bacterias que ayudan a regular la flora intestinal. Si quieres que ayuden a tu piel a eliminar toxinas, alimentos como yogures, quesos y otros productos lácteos no deben faltar en tu lista de la compra.

Frutos secos

Además de saciarte, los frutos secos como nueces o almendras tienen un alto contenido en Vitamina E que te ayudan a conseguir una piel tersa. También son ricos en ácido fólico, ideal para mantener a raya el acné.

Pescado azul

Puedes elegir entre una amplia variedad: salmón, sardina, atún y anchoa, entre otros. Todos ellos contienen gran cantidad de ácido graso Omega 3. Funciona como hidratante y combate la inflamación, el acné y las arrugas. Para conservar al máximo sus propiedades (y al mismo tiempo que sea ligero) tómalo al vapor o al horno y acompáñalo con una verduras.

Chocolate (sí, ¡estás leyendo bien!)

Eso sí, no vale cualquier chocolate, tiene que tener al menos un 70% de cacao.  Este chocolate es bueno porque contiene flavonoides, ácidos grasos y antioxidantes. Intenta que tenga poca cantidad de azúcar, y ¡date un capricho de vez en cuando!

Además de tener en cuenta estos aliados, practicar deporte, no beber alcohol, evitar el estrés, dormir bien y el aire libre contribuyen también a mejor el estado de tu piel. 

Hasta aquí nuestro artículo de hoy. Siguiendo estos consejos con dedicación y constancia, verás los resultados muy pronto, así que ¡a cuidarse!

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *