Mantén tu cuello y escote radiantes

Muchas veces destinamos todo nuestro mimo al rostro, pero tanto el cuello como el escote requieren de muchos cuidados. La piel de estas zonas es fina y sensible, de modo que si no le prestamos suficiente atención llegarán aquí las primeras arrugas. En el siguiente artículo te contamos algunos consejos muy útiles para combatir el envejecimiento.

Extiende tus productos del rostro hasta el cuello

El cuello necesita atenciones, ya que es una piel que no tiene soporte óseo. A esto hay que sumar que carece de glándulas sebáceas y fibras de colágeno. Por estos motivos, tiende a perder elasticidad y a deshidratarse con mucha facilidad. También le afectan considerablemente los cambios de peso, que se manifiestan con la papada, una grasa que es contraproducente tanto a nivel de estética como de salud.

Deberíamos crear una rutina antes, pero el momento exacto para empezar a cuidar el cuello es a partir de los 30 años. A esta edad comienzan a disminuir las cantidades de colágeno. Es muy importante incluir estos cuidados en tu día a día: 

  • Hidrata con la misma crema de día y de noche del rostro.
  • Exfolia con la misma frecuencia que el rostro.
  • Cuidar tu postura para evitar arrugas prematuras. Si pasas mucho tiempo delante del ordenador, procura mantener la pantalla a una altura adecuada para tener el cuello estirado. A la hora de dormir es esencial escoger la almohada adecuada para no forzar el cuello. Busca una que ayude a mantener la fluidez de la línea del cuello respecto a la columna, sin forzarla.

Tu escote firme e hidratado

En esta zona, la piel tiene menos cantidad de fibroblastos, es más fina y, por lo tanto, tiende a caer. Además, no posee musculatura propia y es una de las zonas del cuerpo más expuesta al sol, el viento y la polución durante todo el año, por lo que es de las que más cuidados necesita. Si quieres cuidar y potenciar la zona del escote toma nota: 

  • Añade hidratación extra. Además de las cremas hidratantes, podrás usar aceite y sérum, ya que tienen un gran poder de nutrición. Muchas veces nos olvidamos, pero al igual que en el rostro, es necesario aplicar protector solar en el escote antes de salir de casa.
  • Exfolia junto al resto del cuerpo.
  • Masajea la zona con cremas tonificantes. Para tonificar la piel del escote aplica estas cremas con un masaje circular para que la piel la absorba. Además, cuando te duches, aplícate un chorro de agua fría, notarás la piel más tersa.
  • Cuida la postura. Es esencial mantener una posición erguida, tanto por la salud de tu espalda como para evitar la caída del pecho.
  • Elige la talla de sujetador correcta. Si tienes dudas, pide que te tomen las medidas para escoger el sujetador que más se adapte a tu pecho.

Y hasta aquí nuestros consejos para cuidar esas zonas que muchas veces no tenemos en cuenta pero son muy delicadas ¡Dedica tiempo a cuidar todos tus rincones!

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *